USTED ELIGE

“El sustituto de esa esperanza frustrada es Félix Patzi”


El gobernador de La Paz y exministro de Educación de Evo Morales plantea cambiar del estatismo al comunitarismo. Su tercer sistema va a las urnas


Nació en Colquencha, La Paz, el 21 de febrero de 1967. Foto: JORGE IBÁÑEZ
Leer el artículo Pausar Lectura

03/09/2019

¿Por qué quiere llegar a la Presidencia?

Dos razones, quizá la primera es más ideológica, teórica y de pensamiento, porque el Movimiento Tercer Sistema (MTS) ha empezado a plantear, desde sus lecturas, desde sus escrituras, una crítica al liberalismo, al campo económico y al campo político.

No soy muy creyente del libre mercado. Eso es un mito que inventó el liberalismo. En la práctica nunca ha existido, siempre hay algún tipo de regulación, siempre. Ya sea por el Estado o por la sociedad.

Desde el campo político, el liberalismo ha inventado la enajenación de la decisión del pueblo a una élite; la élite se apropió de la política y eso para mí es perder la soberanía, la libertad y la autodeterminación del pueblo.

Pero este pensamiento del tercer sistema es también crítico al socialismo, de esa estructura de una economía planificada, que las empresas estatales pueden solucionar el bienestar y la economía de la gente, es falso. Nunca ha tenido un resultado que haya llevado a un mayor bienestar de la sociedad. Peor todavía, ese tipo de pensamiento ha eliminado del campo político la elección libre, la cual es la base de la democracia. Más bien ha conducido a una eternización y monopolio de un partido en el poder. Eso es perverso.

Un partido del cual usted formó parte y fue ministro de Educación.

El problema ha sido que aposté a un giro descolonizador, pero ellos han empezado a apostar a un giro a la izquierda. Había dos visiones ideológicas, una que apostaba al giro a la descolonización y otra al giro a la izquierda; ganó los que apostaron al giro a la izquierda.

Hay una frase que a usted le atribuyen sobre Santa Cruz: “Qué lindo el paisaje cruceño, lástima su gente”.

No, aquí hubo una interpretación de los medios o de algunos medios, no creo que fue la frase dicha. Lo que dije fue en ese momento conflictivo, cuando estábamos empezando un hito histórico importante para Bolivia: “Santa Cruz es muy linda, el problema es la élite, no Santa Cruz”.

¿Sigue habiendo el mismo problema con la élite?

Se ha diluido la élite. Existe a niveles más marginales. Esa élite se ha incorporado al proyecto del Movimiento Al Socialismo.

¿Qué propone ahora con el comunitarismo? ¿Es aplicable a Santa Cruz y La Paz?

Hay que ser bien claros. En economía planteamos tres cositas nada más y que pueden llevar a una transformación grande. Decimos crear empresas para jóvenes, y las asociaciones que sean empresas que creen excedentes como las cooperativas.

Aquí el tema es de fondo, por eso el debate es estructural. Cuando hablamos de libertad, otorgar mayor libertad al pueblo, soberanía, autodeterminación. ¿Cómo uno puede ser soberano económicamente?, cuando uno no depende de un Estado y tampoco de un privado, cuando el pueblo sea dueño del excedente. Y eso solamente se logra cuando la ciudadanía tenga su propio emprendimiento, en tanto como propietario y como trabajador directo.

Nuestra sociedad boliviana está organizada en infinidad de asociaciones, que hoy, de acuerdo con el Código de Comercio, son concebidas como entidades sin fines de lucro; hay que convertirlas en entidades que generen excedentes. Yo sueño que, con esa personería jurídica, un miembro de esa asociación podrá tener muchos créditos y la garantía sería ser miembro de la asociación.

¿Eso no es una cooperativa?

También lo es. La asociación tiene una característica y la cooperativa otra, pero son manejadas por la sociedad misma. Eso es nuestra sociedad hoy día. Sueño que una asociación de contructores tranquilamente pueda adjudicarse obras. Hoy día debes ser Estado o privado, no hay otra alternativa.

¿Qué le impidió aplicar esto en la Gobernación de La Paz?

La limitante es la norma. No te permite transferir. Las asociaciones y cooperativas las consideran privadas y no te permiten transferir recursos. Eso deberíamos levantar, por ejemplo.

¿Qué evita que eso vuelva prebendalista?

Te voy a poner un ejemplo: nuestro crecimiento económico siempre se ha medido a partir de la extracción de los recursos naturales y nunca a partir del crecimiento de empresas, sean estas privadas, comunales, asociativas, cooperativas, pero manejadas por la sociedad. ¿Cuándo no se convierte en prebendalista?, cuando por ley ese excedente económico, un porcentaje, dice transfiéralo a la economía manejado por la ciudadanía. Se necesitan transformar tres leyes en Bolivia: Código de Comercio, Ley Safco y Ley de Bancos.

Al menos dos de esas leyes se hicieron para evitar la corrupción y que los bancos quiebren y la gente quede en la calle.

El Estado tiene que ser regulador, si damos a libre mercado, no funciona. El libre mercado como tal, concebido como neoliberalismo, como competencia perfecta no funciona.

El neoliberalismo pedía que el Estado sea solo regulador, un árbitro.

Te voy a decir un ejemplo de Estado regulador, tipo de cambio. No puede dejar al mercado, el Estado evalúa si baja o sube, dependiendo del comportamiento económico.

¿Y la sociedad boliviana tiene una idea comunitarista?

En la realidad funciona, en la realidad, lo que falta es la legalización.

¿Es aplicable a todo el país?

Aquí en Santa Cruz tenemos infinidad de asociaciones. La mayor economía de Santa Cruz es asociativa, asociación de comerciante y de transporte.

Hay más del 70% de empresas que son unipersonales.

Eso, por ejemplo, puede convertirse en una empresa comunal, familiar incluso. Qué es lo que falta en Bolivia, la legalización de esa economía, eso les va a permitir prosperar. Hoy día no hay ninguna normativa, uno actúa en la clandestinidad, en la ilegalidad. Si cambiáramos de visión, sería distinta la cosa, porque no estaríamos encerrados en mirar cómo son nuestras normas, bien público o bien privado, y nunca hemos podido adaptarnos a la dinámica de nuestra estructura diversa de nuestra sociedad. Esa es nuestra debilidad, por eso nunca hemos podido prosperar.

¿Cómo funcionaría la administración de justicia de la comunidad, cómo evitaría que se vuelva linchamiento?

¿Alguien se ha preguntado por qué se da eso? Por la impotencia, es un acto multitudinario, no es lo comunal. Si hubieran dado potestad de administración al pueblo, por ley está autorizado a actuar y ellos mismos tienen sus propios procedimientos, no es al azar. Como no están autorizados eso degenera en impotencia y en acción de multitud. Si el ciudadano estaría autorizado por ley a intervenir a una familia en la que constantemente existe violencia intrafamiliar y esa familia denunciara a la junta de vecinos, tranquilamente conciliaría.

¿La mujer tendría que aguantar la violencia del marido?

Ahí evaluará la junta de vecinos prácticamente si el conflicto no es llevable y tranquilamente puede decir separarse con responsabilidad. Probablemente esta entidad daría una medida correctiva; si no se corregiría, ya es patológico, no llevadero.

¿Esta ola de feminicidios es culpa de la incursión de la mujer en política?

Eso ha sido una interpretación releída por EL DEBER. Aquí el problema no es la incursión de la mujer en el ámbito laboral, no es la incursión en el ámbito de la política, el problema es que todas las normas se han elaborado en función de la filosofía liberal, en función del individualismo, del egoísmo. Por lo tanto, han impulsado una competencia entre valor y mujer, nunca se ha complementado como familia, se han visto como individuos, la visión de familia se ha perdido en la normativa.

¿Y eso justifica al varón celoso y frustrado?

No. Si la educación practicara e inculcara tres principios básicos, como respeto mutuo, ahí no estás impulsando competencia. El segundo, al varón y a la mujer verlos como complementariedad no como competencia. Tres, la solidaridad, y eso permite que si la mujer prospera, el hombre colabora. Si la mujer ve como enemigo al varón, eso es lío de violencias intrafamiliar. Si elaboráramos normas desde una visión familiar, la historia hubiera sido distinta. Puedes meter pena de muerte al varón, vas a terminar matando al varón y eso tampoco va a evitar el feminicidio. Hay que cambiar radicalmente la mente, hay que salirse del esquema liberal basado en la competencia.

Si le ofrecen volver al MAS, ¿volvería?

No, jamás volvería al MAS, ellos ya están en otra onda. No han podido llevar la esperanza que tenía el pueblo de la transformación estructural. El sustituto de esa esperanza frustrada es Félix Patzi.




En esta nota